El alumbrado público inteligente es una tecnología que funciona para los mismos propósitos de la iluminación tradicional, pero que está diseñado para promover la eficiencia energética. Incluye elementos de alta eficiencia que se ajustan en función de la ocupación y la luz natural.

Hasta hace poco tiempo, eran escasos los sistemas de iluminación que superasen más del 30% de ahorro energético. En la actualidad el ahorro energético se ha convertido en una prioridad para las autoridades municipales, pues el gasto de luz se ubica dentro del 55% del coste de la energía.

En el año 2009, Tecnalia, ACR Grupo y Eguzkitan unieron esfuerzos para crear la compañía LUIX, una empresa dedicada a la comercialización de alumbrado público inteligente que tiene como función ahorrar hasta el 80% de la energía que se consumía anteriormente.

La gestión inteligente de la iluminación permite ahorrar luz, promoviendo que los dueños de viviendas controlen de forma remota el enfriamiento y la calefacción, el control de electrodomésticos y por último, la iluminación.

Pero, ¿qué tienen que ver los propietarios de casas con el alumbrado público inteligente? Desde lejos de la industria de iluminación convencional, el éxito futuro del servicio depende de la participación de las partes interesadas como es el caso de las comunidades.

Alumbrado público inteligente

¿Cómo funciona el alumbrado público inteligente?

Este sistema tiene como funciones principales el alumbrado de las farolas, dependiendo de las personas y vehículos que se encuentren en la calle. También enciende y apaga las farolas en la dirección y secuencia necesarias para predecir el movimiento de peatones y coches.

Todas estas funciones son posibles gracias al dispositivo que se encuentra colocado junto a la farola, el cual se configura de tal forma que pueda regular la cantidad de luz que emite. Cabe señalar que no se tiene que apagar la farola para controlar la intensidad de luz.

Otra de las funciones del alumbrado público inteligente tiene que ver con la capacidad de mando remoto que incluye el sistema. En el instante que las farolas se apagan o sufren inconvenientes, el sistema avisa de forma remota al cliente, reduciendo al mínimo el tiempo de recuperación.

Economía del mantenimiento

Esta función deriva en el ahorro considerable del mantenimiento de la infraestructura, así como en la resolución del problema en forma inmediata.

Quienes concibieron el sistema de alumbrado público inteligente realizaron un aporte sin precedentes que se pudiese aplicar en las ciudades inteligentes, dotando a los ayuntamientos y habitantes de nuevos servicios que se instalen con estas redes de iluminación. Así, en estas ciudades también se puede usar mobiliario inteligente, tal y como ya sucede en numerosas poblaciones del mundo, aunque, como todo en esta vida, conllevan ventajas y desventajas en su uso.

Alumbrado público inteligente

Beneficios del sistema

En primer lugar se puede gestionar desde diferentes centros de control o ubicaciones en forma remota. Se trata de un tipo de instalación que no se enciende de forma espontánea durante el día, dependiendo de cómo se programe o del funcionamiento de los sensores de luz solar.

Este sistema de alumbrado mide el gasto real de energía en cada farola, además de que actúa sobre la unidad de iluminación, disminuyendo la potencia en horas específicas y el flujo de iluminación controlable.

Los sistemas más recientes incluyen relojes astronómicos que son capaces de operar el encendido, el apagado y la reducción de potencia en instantes específicos, y que funcionan dependiendo de la ubicación geográfica.

Sistemas que incrementan la proactividad de los operarios

Registran en tiempo real el estatus de cada farola, eliminando los costes manuales de mantenimiento y reparación de daños.

Las herramientas de reporte evalúan la calidad del servicio de los operarios, en función del tiempo empleado en la reparación, tiempos de respuesta, servicios retrasados, entre otros aspectos.

Son sistemas que facilitan el mantenimiento predictivo y correctivo, gestionando las jornadas de servicios, compra de repuestos en función de las estadísticas e informes del sistema. Estas instalaciones ofrecen mediciones precisas de los tiempos de servicio e inoperatividad de las farolas.

Proyectos que trabajan en estos sistemas de iluminación

La empresa Luix nace en función de la ampliación del grupo ACR, conocida por ser uno de los pilares de la construcción en España. El nuevo sistema ha sido puesto a prueba en los municipios de Guipúzcoa y Navarra.

Hace algún tiempo en la región de Gabiria, se incorpora el sistema compuesto de 6 farolas LED en una de las plazas, y de acuerdo a estudios, el ahorro estimado fue de algo más de 1600 euros, donde los ¾ de esa cantidad provienen del ahorro de energía y el restante del mantenimiento.

Trabajos de instalación en Navarra

Específicamente en Ustárroz (Navarra) se implementó el mismo tipo de sistema en una buena parte de las farolas LED de 100 watts. Se prevé que el balance anual describa un ahorro significativo, cercano a los 6500 euros.

Cada uno de los resultados expresa que si otras localidades implantasen este sistema inteligente en sus unidades de iluminación, el ahorro anual sería significativo, tomando en cuenta los antecedentes de Ustárroz y otras localidades.

Por esta razón, los dirigentes de otros municipios y provincias han tenido un marcado interés por instalar estos elementos en sus calles.

Algunos dispositivos de iluminación inteligente

El calentamiento global es una amenaza latente sin embargo ha representado una oportunidad de oro para quienes desarrollan tecnologías que funcionen con energía limpia. Por eso te nombramos dos dispositivos que son prometedores en esta nueva era del alumbrado público.

Farolas con WiFi

Son farolas que se recargan con luz solar. Empresas como la Kazegamone Remote Hybrid han pensado en esta solución, que incluye una placa solar ubicada en la parte superior de la farola, que capta la energía solar y la guarda en una batería que surte de energía al dispositivo WiFi.

Esta energía servirá para que la farola emita luz en horas de la noche. Una de sus principales ventajas es que no necesitan de cables, ni gastan energía salvo la recolectada del sol. Mantienen a raya la contaminación luminosa pues la luz se dirige hacia el suelo. Funcionan como routers WiFi.

Lamentablemente estas luces no son tan potentes como las farolas eléctricas tradicionales no obstante es ideal para aquellos lugares en los que se busque luz tenue.

Farolas públicas de diodos LED

Son elementos que funcionan con diodos LED de alta iluminación, definidos por un sistema de alumbrado compuesto de una matriz de diodos de consumo bajo. Esta invención es novedosa en el mercado debido a su alto rendimiento y bajo consumo.

Tienen como propósito frenar los kilowatts consumidos y mantener la calidad de la iluminación. Requieren apenas de mantenimiento, y en caso de que un diodo se dañe, este no afecta al resto de sus compañeros, de modo que no influye en la calidad lumínica.

Estas farolas disponen de una patente propia, homologación y certificados de calidad europeos. Ecoelectric y otras empresas se encargan de fabricar estos sistemas de carácter ecológico, disminuyendo el consumo de iluminación hasta un 60%. Puedes ayudarte con esta página en caso de que busques información adicional sobre bombillas LED.

En el vídeo vemos como se produce el alumbrado LED: